II

Milam Ahard

Escribo porque sangro,
palabras rebeldes ahogadas por paredes blancas
-que parecen estar tiñendose de verde, o de un trágico aguamarina-
Canto lo que decían lenguas asesinadas antes del estreno de su obra.
Por la poesía perduro, lucho, muero,
me resigno a ser otra marioneta,
me conformo con las migas caídas de los labios de los genios;
condenada al fracaso me reconozco intento fallido de poeta;
quinceañera llevada al altar casada sin saber con la mediocridad;
canto desde una boca muda,
grito sin voz y bailo sin pies;
¿Quién no afirmará que estoy en una empresa destinada a perecer?
No lo sé, me perdí en aquel mar buscando la respuesta.

Tras varios sonetos y un par de cantos a mi misma,
creo en la palabra y en cualquier prenda que vista,
ignoro si nací de tercetos, serventesios o si fueron redondillas,
aunque quizá no pude verme en estrofa sencilla,
¿Mi rima?…

Ver la entrada original 58 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a II

  1. etarrago dijo:

    magnífico

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s